Pasaporte COVID y ciberseguridad

Los expertos advierten sobre precauciones en materia de ciberseguridad ante los datos personales que recoge el Certificado Verde Digital y posibles ataques de suplantación de identidad

El Certificado Verde Digital permitirá este verano reactivar el turismo entre países de la UE.

El Certificado Verde Digital, habilitado por la Comisión Europea, permite confirmar en las fronteras si un viajero ha sido vacunado contra la COVID o ha dado negativo recientemente en esta enfermedad. Una herramienta válida y más segura para movernos por la UE en tiempo de pandemia. Sin embargo, los expertos en ciberseguridad están advirtiendo sobre el cuidado y la protección de la privacidad y la información que este documento contiene, además del riesgo de posibles falsificaciones de estos ‘pasaportes COVID’.

Nuria Andrés, estratega de Ciberseguridad para España de Proofpoint, una de las empresas líder en este sector, asegura en una entrevista en ‘Hoy por Hoy, Madrid Sur’ que “cuantas más organizaciones almacenen o accedan a nuestra información personal”, en relación con este documento, “nuestros datos están más expuestos a posibles brechas de seguridad”. Y recuerda que hay que ver quién tiene “qué datos, con quién los compartirá y, lo que es más importante, hasta qué punto están preparadas las partes que intervienen en el proceso para conservar esos datos de forma segura”.

Además, hay que tener en cuenta que la industria aérea y el turismo son desde hace tiempo de los principales objetivos de los ciberdelincuentes y ahora que volvemos a viajar, este interés se incrementa. Afirma esta experta que con el ‘pasaporte COVID’ “tenemos un importante reto de seguridad, pero también una oportunidad para seguir la concienciación sobre los peligros presentes en ataques de suplantación de identidad y robo de credenciales”. Según se ha constatado en el último año, la COVID se ha convertido en un elemento perfecto para realizar estafas con supuestos test, vacunas o alertas fraudulentas.

Las ganas de viajar y disfrutar de la vuelta a una cierta normalidad este verano hace que estemos más receptivos a comunicaciones falsas de aerolíneas, ofertas turísticas o de hoteles, bajemos la guardia y caigamos en el engaño facilitando información personal o incluso dinero. A veces, se utilizan los plazos de tiempo restringidos para acceder a la oferta, con el fin de que no pensemos, ni analicemos riesgos como de dónde viene el correo o si debemos pinchar en un enlace sospechoso… Por eso, Nuria Andrés recomienda ser precavidos y, antes de dar información o dinero, asegurarnos de dónde viene la propuesta, si es una firma conocida ir al dominio web de la misma para comprobar la veracidad y cuidado con los enlaces donde ‘pinchamos’. En definitiva, se trata de “cambiar nuestros comportamientos e implementar protecciones para limitar las posibilidad de éxito de un ataque”, asegura.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *