Los inspectores de Trabajo no pueden acceder a la intranet con sus portátiles dos meses después del ciberataque.

Han pasado 77 días, pero continúan sin poder acceder a la intranet, algo esencial para llevar a cabo las inspecciones laborales a las empresas.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en un curso en Madrid.

Los inspectores y subinspectores de Empleo no pueden usar sus portátiles con normalidad más de dos meses después del ciberataque que sufrió la red interna del Ministerio de Trabajo. Han pasado 77 días desde entonces, pero continúan sin poder acceder a la intranet, algo esencial para poder llevar a cabo las inspecciones laborales a las empresas, un trabajo de calle que constituye su día a día.

Así lo han transmitido diferentes fuentes sindicales a este medio de comunicación. En total hay 2.000 inspectores y subinspectores en el Ministerio, de los cuales, estiman, el 60% está en dificultades y en algunos casos su labor in situ se está viendo imposibilitada, al no poder acceder a Integra, la plataforma en la que trabajan.

La situación provoca que los inspectores se vean «muy cojos» al llevar a cabo sus visitas «sin poder consultar cuál es la situación de cada empresa», ya que solo disponen de esa información en sus ordenadores fijos. Desde el Ministerio de Trabajo están instalando escritorios virtuales para remediarlo, pero el ritmo es lento, denuncian los trabajadores, en parte por la falta de personal.

Por parte de dicho departamento han apuntado ante las preguntas de El Independiente que los accesos a las aplicaciones ya están subsanados desde los ordenadores fijos y que en «algunos portátiles puede que todavía no», ya que tiene que llevarse a cabo «uno a uno», pero no cuentan con cifras concretas de afectados.

También han insistido en que la labor de Inspección «nunca se ha paralizado» y que ha existido una intensa colaboración con la Seguridad Social y las comunidades autónomas para poder acceder a los datos, así como en que no se ha perdido información.

«Dijeron ‘en una semana estará solucionado’»

«Ni mucho menos se está trabajando en clave de normalidad, cuando se había dicho que en agosto se solucionaría el problema y que en septiembre volveríamos a la normalidad», explica un representante sindical, incidiendo en que este mes «no se ha avanzado nada».

«Y eso que de primeras dijeron ‘en una semana lo tendremos solucionado’. La capacidad de respuesta ha sido sorprendentemente lenta, de cómo calibraron el alcance que tendría hasta dónde ha llegado», ha criticado.

Otra fuente indica que se han recuperado algunas comunicaciones y el acceso a alguna aplicación, pero que el acceso a las bases de datos de la Tesorería de la Seguridad Social es limitado, así como a las del SEPE y a los registros de notariado.

Ausencia de información oficial

Los afectados consultados por este medio también lamentan la falta de información oficial por parte del Ministerio hacia la plantilla sobre cuándo van a recuperarse los sistemas. «Por parte del Ministerio no se ha dicho nada», apunta uno. Los funcionarios creen que aún tardará algunas semanas.

No constan incidencias de relevancia en los servicios centrales del Ministerio, el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, ni el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), han constatado las mismas fuentes, que sí señalan que es común que no estén disponibles correos o registros electrónicos. Tampoco tienen la seguridad de no haber perdido información con el ciberataque.

Una de las fuentes consultadas apunta que el Ministerio está aprovechando para reforzar las medidas de seguridad y mejorar la protección de su intranet y que en parte a eso se debe la lentitud. El Ministerio de Trabajo y Economía Social no ha aportado a este medio fechas concretas en las que todo puede estar solucionado.

A finales de junio, este medio ya informó de que 5.500 funcionarios del Ministerio continuaban sin poder utilizar sus ordenadores 15 días después del ciberataque. Entonces, seguían paralizadas toda la intranet, todos los servicios y todas las herramientas informáticas soportadas por los servidores de la cartera de Yolanda Díaz.

En marzo, un  virus ransomware atacó al SEPE y los funcionarios pudieron seguir atendiendo al público a papel y boli, pero la mayoría de los empleados ahora afectados no trabaja de cara al público, lo que imposibilita que continúen con sus tareas.

Al parecer, se trata de un virus de las mismas características que el anterior, pero habría evolucionado, por lo que los remedios aplicados tras dicho incidente no han servido en esta ocasión. Algunos expertos han señalado que el ciberataque a este Ministerio podría ser un segundo golpe del que recibió el SEPE exactamente 90 días antes.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *