Los ataques de hackers contra hospitales españoles aumentan un 350%

Una mujer visita a su marido ingresado por Covid.

El coronavirus ha cambiado el mundo tal y como lo hemos conocido hasta el punto de que la propagación de una enfermedad supone el primer peligro al que se enfrenta España. Las epidemias o pandemias son ahora la amenaza más grave en un futuro inmediato junto a la vulnerabilidad del ciberespacio, la inestabilidad económica y financiera, el espionaje y los flujos migratorios irregulares, según el informe de 2020 del Departamento de Seguridad Nacional de la Presidencia del Gobierno.

Una red de más de 200 expertos procedentes de la Administración, el sector privado y la ciencia han analizado los riesgos para el periodo 2021-2023 y el resultado es una conclusión bastante pesimista. En una encuesta realizada entre septiembre y octubre del año pasado, cuando aún había mucha incertidumbre y no estaba totalmente desarrollada la vacuna, el 44% apostaban por un deterioro de la situación global, frente al 11% que pensaban que mejorará. No obstante, la conclusión del Gobierno es que «todo apunta a una recuperación gradual» sobre todo por el avance de la vacunación.

La crisis sanitaria ha hecho además explotar otros desafíos, que antes estaban mucho menos identificados. En 2020 se produjo una subida muy importante de los ciberataques, muy alejada de estimaciones anteriores. Muchos de ellos a hospitales. El Centro Criptológico Nacional detectó 73.184 ciberataques en los primeros 11 meses del año frente a la cifra de 50.000 que se preveía alcanzar en 2022. La vulnerabilidad del ciberespacio es el segundo gran peligro para la seguridad nacional, tanto por los ciberataques en general, los dirigidos contra infraestructuras críticas, las campañas de desinformación y el espionaje tecnológico.

España ha estado en 2020 más expuesta a los hackers por el incremento del teletrabajo, el comercio digital o la enseñanza a distancia. Más conectividad ha supuesto mayor inseguridad, sobre todo porque crecieron hasta un 350% los ataques contra los equipos informáticos de hospitales y centros de salud para impedir el acceso a datos de vital importancia o perturbar el funcionamiento del sistema.

Según el informe no es algo novedoso, pero en 2020 cualquier incidencia en los sistemas de información de las infraestructuras sanitarias, consideradas críticas, ha cobrado «especial gravedad» por la alta ocupación y necesidad de asistencia que ha supuesto la pandemia. Se concentraron durante los duros meses de febrero, marzo y abril.

Además, se ha aprovechado el uso ilegítimo del ciberespacio para llevar a cabo campañas de desinformación, que para la UE suponen ya una «preocupación alta». Países como Rusia China «están maximizando el efecto de la llamada diplomacia de las vacunas para mejorar su reputación y su posición económica en el extranjero» a través de «canales diplomáticos, medios de comunicación de control estatal, publicaciones de apoyo y redes sociales».

La vacuna, señala el texto, también ha sido causa de un incremento del espionaje industrial. A lo largo de 2020 varias compañías farmacéuticas y agencias han denunciado intentos de infiltración y hackeo para robar información.

El otro gran riesgo de futuro es la inestabilidad económica y financiera que deja la crisis del Covid, con una bajada global de 4,4 puntos del PIB, mayor que la gran recesión de 2008 (en términos sanitarios el impacto del coronavirus se asimila a la II Guerra Mundial). Y el aumento de las políticas proteccionistas a nivel internacional, sobre todo en lo que se refiere a material médico.

España ha sido uno de los países más afectados tanto a nivel económico como sanitario por la pandemia. Y una de las conclusiones del informe es que en medio de esta fragilidad mundial surge la «sombra» del «aumento de la desigualdad y de la brecha socioeconómica» precisamente en los países más damnificados.

https://www.elmundo.es/espana/2021/05/13/609ba142fc6c8371048b45d4.html

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *