La mayor estafa con bitcoins? Dos hermanos huyen con 3.600 millones de los inversores de Africrypt

  • Africrypt dejó de funcionar en abril, provocando un sinfín de sospechas
  • Los estafadores son dos hermanos sudafricanos de 17 y 20 años
  • Las autoridades financieras de Sudáfrica, sin jurisdicción sobre estas estafas
bitcoin-trampa-dreamstime.jpg

Dos hermanos sudafricanos, Ameer y Raees Cajee, de 17 y 20 años respectivamente, fundadores de la criptobolsa Africrypt, con sede en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, desaparecieron con 3.600 millones de dólares en bitcoins propiedad de los usuarios de su plataforma, provocando la que podría ser la estafa más grande de esta moneda digital.

Todo comenzó en el mes de abril, cuando Africrypt dejó de funcionar, provocando un sinfín de sospechas por parte de los inversores. Los hermanos llamaron a la calma e indicaron que los fallos en la plataforma se debían a un ‘hackeo’, según informaron los medios locales Independent Online e ITWeb.

Después de esto, los hermanos pidieron a sus clientes que evitasen comunicar el incidente a las autoridades, además de emprender acciones legales contra ellos: “Es comprensible que los clientes puedan proceder por la vía legal, pero les pedimos que, por favor, reconozcan que eso solo retrasará el proceso de recuperación de su dinero perdido”.

Como era de esperar, algunos clientes no se fiaron de los argumentos de los hermanos e informaron de la estafa. Contactaron con equipos legales de varias empresas para investigar qué estaba sucediendo y apenas unos días después comenzó un proceso de liquidación provisional de la criptobolsa, ya que al menos una veintena de inversores lo solicitaron, según declararon a Bloomberg.

La investigación por parte de los abogados continuó y se analizaron los últimos movimientos de Africrypt. De ellos se descubrió que todos los fondos habían desaparecido y fueron transferidos desde las carteras digitales y cuentas sudafricanas, pasando por ‘mezcladores’ de la ‘dark web’, que genera una gran fragmentación de los activos, convirtiéndolo en un dinero casi imposible de rastrear.

Por desgracia para los estafados, aún hay mayores obstáculos para la recuperación de esos fondos, y es que las autoridades financieras de Sudáfrica no tienen jurisdicción sobre este tipo de estafas, ya que las criptomonedas no son reconocidas como productos financieros en el país desde el punto de vista legal.

“Actualmente, los activos criptográficos no están regulados por ninguna ley del sector financiero en Sudáfrica y, en consecuencia, la Autoridad de Conducta del Sector Financiero de Sudáfrica (FSCA) no está en condiciones de tomar ninguna medida regulatoria”, confirmaron desde la FSCA. “Esta entidad estaba ofreciendo retornos excepcionalmente altos y poco realistas similares a los ofrecidos por esquemas de inversión ilegal comúnmente conocidos como Ponzi”, añadieron.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *