La criptomoneda que puede hundir el mercado es más oscura de lo que crees

Foto: Foto: EFE.

Estas últimas semanas, todos buscaban a alguien en Wall Street. Tras investigaciones, debates, revelaciones parciales y muchas dudas, los actores del mercado, según explican en el ‘Financial Times‘, empezaron a preguntar por un nombre: Tether. Este nuevo jugador puede que no te suene demasiado, aunque si has probado o te has interesado por el entorno de las criptomonedas, es casi imposible no haberse cruzado con él. La compañía tras este logo regenta la mayor ‘stablecoin’ de la industria y su papel se ha convertido en una parte fundamental para su mantenimiento. ¿Qué tiene que ver esto con la bolsa y por qué hay tanta preocupación alrededor? Porque a pesar de mover más de 60.000 millones de dólares, y poder ser, según sus números, uno de los mayores inversores a corto plazo del mundo, es un misterio.

Tether maneja la tercera criptomoneda más grande del planeta, solo por detrás de ethereum y bitcoin por capitalización de mercado, y es, a día de hoy, la divisa puente por excelencia. Como ‘moneda estable’, su labor es ofrecer a los usuarios un valor seguro en el que resguardarse si no quieren exponerse a los vaivenes de otras ‘cripto’, caracterizadas por la volatilidad, pero tampoco quieren salir del entorno digital. El USDT, esas son las siglas de la moneda, copia al dólar, por lo que todo lo que tengas en esa moneda, o esa es la idea, no perderá valor con respecto al dinero ‘fiat’, pero el problema es que esa teoría se resquebraja poco a poco y su peso es tan importante que muchos analistas ya alertan del riesgo del colapso general si el proyecto cae

La situación es tan rocambolesca que mientras la empresa es una pieza clave de la regulación del bitcoin en El Salvador, un hito para el sector que se llevó a cabo hace una semana y en el que Tether jugará un papel de valedor del sistema por la ‘app’ Strike (básicamente la ‘app’ te dará USDT para que tú o los sigas moviendo o los retires como dólares) en el estado de Nueva York está prohibido por la Justicia, acusados de cubrir de forma “ilegal e imprudente enormes pérdidas financieras”. Estas declaraciones llegaron el pasado febrero después de una investigación de dos años y un juicio saldado con el pago de Tether de una multa de 18 millones de dólares para zanjar un pleito en el que se les acusaba de ser “una mentira” o de ocultar los riesgos a sus inversores. Pero para entender qué ocurre con tether lo mejor es empezar por el principio.

Su idea desde el principio, allá por 2014, era respaldar la moneda de la forma más sencilla posible, es decir, por cada tether que se generaba, dólar real que la compañía guardaba como respaldo. Con ese movimiento este proyecto centralizado y regentado por Tether Ltd., una empresa de Hong Kong, pero con lazos con las Islas Vírgenes, buscaba apuntalar su modelo y dar seguridad a los inversores de que su inversión no perdería valor. Hasta ahí todo correcto, el problema llega cuando se demuestra que es imposible tener un dólar por cada tether y que en realidad la empresa juega con otros muchos más activos de respaldo que el puro efectivo entre los que se encuentra una de las mayores participaciones en papel comercial del planeta (un tipo de deuda a corto plazo en el que Tether supera a gigantes como Google o Apple). Una situación que incluso confirmó la empresa en un acto de transparencia realizado en marzo de 2021.

Esa promesa incumplida, aunque la empresa lo niega, fue una de las razones que llevaron al juicio en Nueva York y que tiene a muchos especialistas bastante preocupados por la evolución de la moneda. A día de hoy sigue manteniendo su valoración con el dólar, pero una caída en el gráfico podría generar un gran problema para la industria. Desde enero la compañía ha emitido 35.000 millones de ‘tokens‘, casi los mismos que había emitido hasta ese momento desde su puesta en marcha, y su peso sigue creciendo con su aceptación en ‘exchanges’ como Coinbase o su importancia en el modelo de Strike y El Salvador.

Gregory Klumov, CEO de la ‘stablecoin’ euro STASIS, fue claro la semana pasada en un artículo de AMBCrypto: “Si algo le sucediera a Tether, uno debería mantenerse alejado de las criptomonedas por un tiempo”. Y es que pese a su importancia en el sistema, sus explicaciones no convencen a muy pocos.

Nadie sabe con qué está garantizado Tether actualmente ni cómo de accesible es para sus inversores

“La venta masiva de USDT se producirá una vez que la empresa que la respalda comience a perder activos. Nadie sabe con qué está garantizado Tether actualmente ni cómo de accesible es para sus inversores. Una vez que el mercado se dé cuenta de que no hay suficientes sillas en la sala, todos se apresurarán a salir mientras la música puede detenerse”, comentaba Klumov. Mientras esto ocurre o no ocurre, también hay voces que hablan de que es un debate clásico del mundo ‘cripto’ y que el USDT sigue aguantando, esto es lo que se sabe del proyecto.

Un ‘banco central’ con un gráfico y 13 empleados

Al final, Tether funciona como una especie de ‘Banco Central‘ que se encarga de emitir moneda a cambio de mantener las reservas que respaldan ese dinero, pero lo malo es que ese ‘banco’ no cuenta con contrapesos, regulación ni control alguno, y la transparencia goza por su ausencia. Hasta el momento se ha negado a importantes auditorías externas, solo ha abierto algo la puerta con la Justicia para después ser multado por malas prácticas y hasta ha sido expulsado de algún territorio, pero hay más dudas a su alrededor. Desde sus líderes hasta la base en la que se asienta deja mucho que desear.

Los documentos filtrados contienen evidencias de que Devasini y Potter establecieron Tether en las Islas Vírgenes Británicas ya en 2014

Dos de sus jefes, Giancarlo Devasini y Philip Potter aparecen en los Paradise Papers, una enorme filtración de datos que identifica a más de 120.000 empresas e individuos que han empleado los servicios de proveedores de servicios ‘offshore’ que operan en ‘paraísos fiscales’. Los documentos filtrados contienen evidencias de que Devasini y Potter establecieron Tether en las Islas Vírgenes Británicas ya en 2014 y que confirmaban la unión entre Tether y Bitfinex, un ‘exchange’ que también fomentó la posterior demanda de Nueva York, pues probaron que Tether usó dinero de sus inversores para rescatar a Bitfinex sin anunciarlo.

Bajo esos nombres se establece un gigante que mueve más de 60.000 millones de dólares del que tampoco se sabe el número de trabajadores, pero por lo visto en sitios como LinkedIn podrían rondar los 13, y que resume sus cuentas en un PDF de una hoja. En esa página, establece que el 75% de sus fondos que maneja están en efectivo y equivalentes, pero de ese 75 solo el 3,87% es dinero, el resto es papel comercial (65%), depósitos (24%) o bonos del Tesoro de EEUU (2,94%). Aparte, un 12% del total está en préstamos garantizados, un 9,96% en deuda corporativa, fondos y metales preciosos, y otras criptomonedas ocupan un 1,64%.https://datos.elconfidencial.com/15062021_tether/

Stuart Hoegner, consejero general de Tether asegura que su reputación vive un gran momento, pues cada vez más gente se siente cómoda con su solución y aseguraba en una publicación en su blog que el papel comercial que adquirido por la compañía fue comprado a través de “programas de emisión reconocidos“, la “gran mayoría” de alta calificación. También dejó claro que Tether no tenía ningún papel comercial emitido por intercambios de criptomonedas o entidades afiliadas. Sin embargo, el artículo de Financial Times también pone en duda esto, pues con esas cifras de papel comercial estaría entre los gigantes de la inversión, pero nadie en Wall Street los conoce.

Mientras el sistema aguanta las dudas de expertos e inversores, hay otros analistas que van más allá, como David Gerard, que asegura que lo decidido en El Salvador es “una estafa de Tether”. “Strike, la red de pago con la que está trabajando El Salvador, se ejecuta en ‘tethers’, un ‘token’ sustituto del dólar apenas respaldado que se usa en los mercados de comercio de criptomonedas, y los “dólares” en una cuenta de Strike en El Salvador son en realidad ‘tethers’. Entran dólares falsos, se van dólares reales“.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *