El Instituto Nacional de Ciberseguridad alerta del aumento de los casos de ‘sextorsión’ en verano.

La autoridades han detectado una oleada de correos electrónicos fraudulentos que utilizan este tipo de extorsión como método de chantaje para pedir dinero a cambio de que no se difundan supuestos vídeos sexuales del afectado.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad alerta del aumento de los casos de 'sextorsión' en verano

“Su sistema ha sido hackeado. Todos los datos de su dispositivo fueron copiados en nuestros servidores. Además, hemos grabado un vídeo de su cámara en el que está viendo una película porno”. Este es uno de los diferentes mensajes que podrían llegar a tú correo electrónico estos días. Si no has podido evitar abrirlo, no contestes ni cliquees sobre alguno de los enlaces que acompañe al texto. Podrías ser víctima de la ‘sextorsión’. La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) del Instituto Nacional de Ciberseguridad ha advertido del aumento de casos este verano y recomiendan denunciar el delito si eres uno de los afectados.

La ‘sextorsión’ o extorsión sexual es una forma de explotación sexual, normalmente por Internet, en la cual una persona es chantajeada con una imagen o vídeo de sí misma desnuda o realizando actos sexuales. Lo más probable es que esas imágenes sean completamente falsas pero son muchos los que caen en la trampa. Por eso, es cada vez método más habitual que utilizan los ‘hackers’ para conseguir dinero a cambio de que esas fotografías o vídeos no se difundan.

Aumentan los ataques en verano

La OSI ha detectado una oleada de correos electrónicos fraudulentos que utilizan este tipo de extorsión y animan a cualquiera que se vea envuelto en uno de estos ciberataques a que denuncien y ofrezcan toda la información posible (capturas de pantalla del email) a la Policía.

El objetivo de los estafadores es asustar a sus víctimas, a las que aseguran haber estado espiando, para que paguen el importe pedido o cliqueen sobre un enlace que podría ser un software malicioso que infectase el dispositivo del usuario o que diese acceso a los ciberdelincuentes a sus datos personales, cuentas bancarias, etcétera.

Cuando los acosadores piden el pago, normalmente en bitcoins, dan un plazo de tiempo muy limitado. La OSI explica que lo que pretenden es “evitar que la víctima se pare a pensar y analizar lo que está sucediendo”. Por ese motivo, aconsejan:

  • No abrir los correos desconocidos o que no se esperan.
  • Si ya se ha abierto, no dar ningún tipo de información personal ni contestar al correo.
  • Evitar clicar sobre los enlaces que acompañan al contenido ni descargar los archivos adjuntos en el correo.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *