DEFENSA NACIONAL

Defensa compra 91 misiles a Francia por 43,4 millones.

Busca mantener la capacidad de defensa antiaérea hasta que se cumplimente el programa de modernización del sistema “Mistral”. El título de la ESO será obligatorio en las escalas de Tropa y Marinería.

Pruebas con un misil Mistral III

El Consejo de Ministros ha autorizado esta mañana al Ministerio de Defensa la celebración del contrato mixto de suministros y servicios para la adquisición de un total de 91 misiles “Mistral III” franceses, además de todo el material y el equipamiento complementario para su manejo y para la prestación de los cursos de formación necesarios para el personal operador y de mantenimiento. Una adquisición que tendrá un coste de 43.404.000 euros.

Tal y como informa el Ejecutivo en la referencia del Consejo de Ministros, el Sistema de misiles “Mistral” de las Fuerzas Armadas, a través de sus modelos I y II, “ha venido proporcionando capacidad de defensa antiaérea de corto alcance al Ejército de Tierra, a la Armada y al Ejército del Aire”.

Por este motivo, y para “mantener la capacidad de defensa antiaérea y el nivel de preparación”, el Ejecutivo de coalición ha autorizado a Defensa a llevar a cabo este contrato. En concreto, destaca que, “hasta que se cumplimente el programa de modernización de este Sistema”, se “hace necesaria” la adquisición de estos misiles modelo “Mistral III”, los cuales proceden del stock de las Fuerzas Armadas francesas.

Además de los citados 91 misiles, el contrato incluye también un entrenador, una maleta de prueba, un cargador de bateríasdocumentación técnica, repuestos y los cursos de formación necesarios para el personal operador del sistema y de mantenimiento.

El pasado mes de octubre, el Gobierno ya autorizó la modificación de los límites de gasto establecidos en el artículo 47 de la Ley General Presupuestaria para adquirir compromisos de gasto con cargo a ejercicios futuros, en concreto a los ejercicios presupuestarios 2021 y 2022, con el objetivo de permitir que el Departamento que dirige Margarita Robles lleve a cabo una serie de proyectos de armamento e infraestructuras, entre ellos la “Adquisición de misiles Mistral III”.

Reglamento de Ingreso y Promoción

Además de este acuerdo, el Consejo de Ministros también ha aprobado, en lo que al Ministerio de Defensa respecta, el Real Decreto del Reglamento de Ingreso y Promoción en las Fuerzas Armadas.

La finalidad principal de esta nueva norma es la de potenciar y favorecer la promoción de quienes integran la escala de suboficiales y la escala de tropa y marinería. Se trata así, asegura el Gobierno, de “aprovechar al máximo la capacidad, la competencia adquirida y el prestigio del personal de las Fuerzas Armadas”. Para ello, se impulsa la promoción para que personal militar profesional pueda cambiar de escala y, en su caso, de cuerpo.

El Real Decreto establece la exigencia del título de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) a todos los miembros de las escalas de Tropa y Marinería. Hasta ahora, según explica el Ejecutivo, la exigencia o no de este título para participar en los en los procesos de selección para cursar las enseñanzas de formación para incorporarse a estas escalas dependía de las necesidades derivadas del planeamiento de la defensa y la evolución real de efectivos.

Provisión de plazas

Por otra parte, también ha sido autorizada por el Ejecutivo la provisión anual de plazas para acceso a los centros docentes militares de formación de las Fuerzas Armadas y de la escala de oficiales de la Guardia Civil. En concreto, se ha dado luz verde a la convocatoria de un total de 1.920 plazas de ingreso, de las que 842 serán para acceso directo y 1.078 para promoción.

En este punto, según detalla el Consejo de Ministros, se ofertan 1.000 plazas para que militares de tropa y marinería accedan a una relación de servicios de carácter permanente desde el compromiso temporal; otras 72, para que militares de complemento accedan a una relación de servicios de carácter permanente; se fija una oferta de un máximo de 250 plazas para acceder a la condición de reservista voluntario y, por último, se autoriza la convocatoria de 65 plazas de ingreso directo al centro docente militar de formación para el acceso a la escala de oficiales de la Guardia Civil.ARCHIVADO EN:Ministerio de Defensa/Fuerzas Armadas/Armas/Misiles/Consejo de Ministros


El Ejército del Aire realiza el primer ensayo en vuelo con el helicóptero NH-90.

El Centro Logístico de Armamento y Experimentación (Claex) ha efectuado, con el apoyo del Ala 48 de la base aérea de Cuatro Vientos, el primer ensayo en vuelo del Ejército del Aire en helicópteros NH-90, HD.29 en nomenclatura militar.

https://www.infodefensa.com/es/


La Armada gastará 13 M€ para acoger a los nuevos submarinos de la S-80 en los muelles del Arsenal de Cartagena

CARTAGENA. La Armada invertirá alrededor de 13 millones de euros en las nuevas instalaciones del Arsenal de Cartagena, que está previsto que comiencen este mismo año para acoger a los nuevos submarinos de la serie S-80. 

Cuando en 2013 el programa desvelaba que había un error grave de 125 toneladas en el peso del sumergible, la americana Electric Boat indicó que había para reequilibrar pesos había que alargar la eslora en 10 metros -la actual cuenta con una dimensión de 78 metros-, lo que supuso que los actuales muelles ubicados en el Arsenal de Cartagena no valían para atracar a los nuevos S-80. Los submarinos S-80 tendrán una eslora total de 80,8 metros, un diámetro de 7,3 metros y un desplazamiento en inmersión de alrededor de 3.000 toneladas.

Para que quepan los cuatro submarinos habrá que dragar y alargar las fosas lo que, unido a otras obras de infraestructura necesarias para adaptar las instalaciones al nuevo sumergible, costará alrededor de 13 millones de euros. La Armada ya ha sacado el anuncio previo, que informa de las obras de acondicionamiento de fosas y construcción de nuevo muelle en la BASUB para el atraque de los submarinos S80.

Respecto del acondicionamiento de la dársena explicó la ministra Margarita Robles durante su visita al Arsenal el pasado mes de marzo que que cuando el S-81 salga a navegar, a finales de 2022, las obras para acoger a este primer sumergible estarán finalizadas. Auguraba que para el 2024 habrá concluido el acondicionamiento en las instalaciones para que los cuatro sumergibles tengan su espacio en el Arsenal. Las fechas previstas de entrega de los submarinos a la Armada son: febrero de 2023 para el S-81; el S-82: diciembre de 2024; el S-83: octubre de 2026 y el S-84 para febrero de 2028.

Algunas de las obras que se han programado son un edificio para el simulador táctico y plataforma; pabellón de alojamiento de tripulaciones; taller de torpedos; taller de baterías; acondicionamiento de las fosas de atraque de submarinos: dragado de la dársena, muelles y fosas; renovación de defensas; prolongación del muelle; instalación de un sistema para evitar sedimentos de lodo; alumbrado y luces de la ayuda a la navegación, electricidad, etc.

Hay que recordar que la pasada semana se produjo el acto de puesta a flote del primero de la serie, el S-81, motivo por el que el Rey Felipe VI acudió, acompañado por la Reina y sus dos hijas, la Princesa de Asturias y la infanta doña Sofía, al acto. 

De manera paralela a la puesta a flote del S-81, Navantia trabaja ya en los demás buques del programa: en el S-82 se trabaja en la fabricación de estructuras no resistentes y el embarque de tanques en todas las secciones y comenzado premontaje de tuberías y equipos.

En el S-83 se ha terminado el casco resistente y han comenzado los trabajos de aceros: construcción de tanques, fabricación y montaje de polines y soportes. Mientras que en el S-84 ha comenzado la elaboración de cuadernas del casco resistente.


El Ejército prueba su respuesta a un ataque aeroespacial en las mayores maniobras de defensa nacional.

Ejército maniobras

El Ejército despliega esta semana unidades de todo el territorio nacional  para poner a prueba su potencia de fuego en la defensa aeroespacial de España. Cazas Eurofighter, baterías de misiles Hawk, unidades de artillería y una fragata antiaérea participan en el macroejercicio Eagle Eye, liderado por el Mando Operativo Aeroespacial (MOA). El mayor despliegue post-pandemia.

Las Fuerzas Armadas han comenzado el pasado fin de semana a desplegarse por diversos puntos de la geografía española para ensayar su respuesta ante una amenaza venida del aire o del espacio en forma de aeronaves o de misiles. La fase de ejecución de estas maniobras, las mayores a nivel nacional, se alargará durante toda la semana. Tienen como principal escenario las Islas Canarias. Hasta allí se han desplazado seis unidades de caza Eurofighter del Ala 11, con base en Morón de la Frontera (Sevilla).

En total se han movilizado unos 1.500 militares del Ejército del Aire, incluida la Jefatura del Sistema de Vigilancia y Control Aeroespacial (JSVICA) y personal de los Escuadrones de Vigilancia Aérea (EVA) 21 y 22. Los ‘oídos’ del Ejército español encargados de detectar cualquier amenaza de forma temprana gracias a las grandes antenas de radar desplegadas en puntos estratégicos del país.

Esta operación, que lidera el Mando Operativo Aeroespacial (MOA) y ejecuta el Mando de Operaciones (MOPS), también moviliza a unidades en otros puntos de España. En la base de Torrejón de Ardoz (Madrid) se ha activado el Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (COVE), encargado de proporcionar  apoyo espacial a las maniobras, tal y como explica el Estado Mayor de la Defensa.

Misiles y fragatas

El despliegue incluye, además, a prácticamente todas las unidades y capacidades antiaéreas con las que cuenta actualmente el Ejército de Tierra. Han sido movilizados personal y medios de la Unidad de Defensa Antiaérea (UDAA) del Mando de Artillería Antiaérea (MAAA), con base en Murcia. Otras unidades de misiles se unen al llamado ‘Núcleo de Fuego’, con representación de los misiles ‘Mistral’ del Regimiento de Artillería Antiaérea 71 (sede en Fuencarral-Madrid), los ‘NASAMS’ de los Regimientos de Artillería Antiaérea 73 (Cartagena) y 94 (Las Palmas de Gran Canaria) y los ‘HAWK’ del Regimiento de Artillería Antiaérea 74 (Sevilla). Todas estas baterías de misiles contarán con la defensa en tierra de una compañía de infantería del Regimiento Soria 9.

Además, la Armada colabora en el Eagle Eye con la fragata Álvaro de Bazán, desplazada desde su base en el Arsenal Militar de Ferrol. Pertenece a la clase de buques F-100; tecnológicamente, los más avanzados de toda la Marina española. Está diseñada para poder identificar, seguir y neutralizar decenas de amenazas aéreas en un rango de 500 kilómetros. Un sistema de combate denominado Aegis que tan sólo tienen a su alcance las marinas de Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y Noruega. Es la base del denominado ‘escudo antimisiles’ con la que la U.S.Navy opera desde la base de Rota (Cádiz).

Según el Estado Mayor de la Defensa, los objetivos de estas maniobras son asegurar «la coordinación de todas las capacidades y la eficiencia del Sistema de Defensa Aeroespacial nacional, maximizando el adiestramiento de las unidades para garantizar la vigilancia y defensa aeroespacial del territorio nacional».