Cómo se enfrentan los menores a los peligros de Internet.

Las investigaciones sugieren cada vez más que compartir “desnudos” se está convirtiendo en un comportamiento común entre los jóvenes. El Informe SG-CSAM de Thorn de 2019 reveló que aproximadamente el 40% de los adolescentes creía que era normal que la gente de su edad compartiera desnudos entre sí. El estudio de 2020 sugiere que este comportamiento está en aumento. Veamos los detalles de este informe y cómo afecta a los menores.

El informe de 2019 desveló que los jóvenes no confían en los sistemas de protección que los rodean tanto en persona como en línea. La preocupación de ser culpado, avergonzado o ignorado está aislando a las víctimas y poniéndolas en un riesgo mayor o prolongado.

La primera línea de defensa para responder a una amenaza en línea son las herramientas de seguridad basadas en la plataforma, como el bloqueo y la denuncia. Sin embargo, los participantes en la investigación de 2019, en particular los que compartieron sus propios desnudos, desconfían en general de la seguridad de las plataformas online.

En 2020, Thorn realizó una investigación centrada en los jóvenes, encuestando a 1.000 menores, de entre 9 y 17 años, sobre sus actitudes y experiencias en torno al bloqueo y la denuncia de casos de interacciones sexuales potencialmente perjudiciales en línea.

El bloqueo es visto por los menores como una herramienta más accesible

Este informe desvela que los menores de edad tienen interacciones sexuales en línea tanto con compañeros como con personas que creen que son adultos. También, tienen más del doble de probabilidades de utilizar herramientas de seguridad en línea para combatir las interacciones sexuales potencialmente perjudiciales en línea que de utilizar sistemas de apoyo fuera de línea.

Por ende, el bloqueo es visto por los menores como una herramienta más accesible y menos punitiva para responder a las amenazas en línea. No obstante, ni el bloqueo ni la denuncia protegen suficientemente a los menores del acoso continuado de otros usuarios de la plataforma.

UNO DE CADA TRES PARTICIPANTES TUVO SEXO EN LÍNEA

Los jóvenes utilizan muchas de las mismas plataformas populares que los adultos, a menudo a pesar de las limitaciones de edad establecidas por la plataforma. Las experiencias más comunes involucran el acoso o el sentirse incómodo en general (38%). Uno de cada tres participantes (33%) desveló haber tenido una interacción sexual en línea como el sexting o el envío de imágenes de desnudos.

Más de 1 de cada 10 (13%) participantes declaró usar una plataforma para tener sexo en línea

Los menores están teniendo interacciones sexuales en línea con individuos que creen que son adultos y otros menores en tasas similares. Una cuarta parte de los participantes (25%) declararon haber tenido una interacción sexual en línea con alguien que creían que tenía 18 años o más, en comparación con el 23% de los participantes que han tenido una experiencia similar con alguien que creían que era menor de 18 años.

Más de 1 de cada 10 (13%) participantes declaró usar una plataforma para tener sexo en línea. Muchos menores que tienen experiencias online potencialmente dañinas no buscan ayuda ni cuentan lo que les ha pasado. Entre los menores que tuvieron una interacción sexual en línea, el 26% no lo denunció a nadie, y casi la mitad (49%) de ellos dijeron que no lo denunciaron porque “no era gran cosa”. Además, a uno de cada cuatro le preocupaba que no fuera anónimo y uno de cada seis dijo sentirse avergonzado.

En el caso de los que han sufrido una interacción sexual en línea, la diferencia entre el uso de herramientas de seguridad en línea y el recurso a alguien fuera de la red es enorme: el 83% respondió con una herramienta de seguridad en línea (bloquear/denunciar/silenciar), mientras que solo el 37% lo hizo fuera de la red (padres/adulto de confianza).

EL BLOQUEO ES LA HERRAMIENTA DE SEGURIDAD EN LÍNEA PREFERIDA

El 47% de los jóvenes que han tenido una interacción sexual en línea la denunciaron a la plataforma, el 65% utilizó herramientas de bloqueo en respuesta a la experiencia. Actualmente, los menores son más propensos a utilizar herramientas de bloqueo que de denuncia. Aunque esto ofrece cierta protección frente a un agresor, no proporciona a las plataformas el nivel de detalle que puede ser necesario para identificar y eliminar a los malos actores de sus plataformas.

Más de dos tercios (68%) de los participantes dijeron que sería más probable que denunciaran si el proceso fuera anónimo. Aunque los jóvenes quieren el anonimato, también quieren una conexión humana.

Los sistemas de apoyo fuera de línea desempeñan un papel fundamental para mantener a los niños seguros y protegido

En general, los menores dicen saber cómo utilizar las herramientas de denuncia de las plataformas. Sin embargo, cuando se les dio una serie de opciones disponibles en los menús de denuncia, muchos indicaron que ninguna de las opciones se ajustaba a la situación. Casi una cuarta parte de los menores dijeron que “no creen que ninguna de estas opciones se ajuste a la situación” si intentaban denunciar que alguien que creían que era un adulto les solicitaba imágenes de desnudos (23%) o si intentaban denunciar que se habían filtrado sus desnudos (22%).

Mantener los espacios en línea seguros para los jóvenes requiere una combinación de tácticas: construir ecosistemas seguros, salvaguardar la exploración, detectar los contenidos dañinos y los malos actores a escala, y responder de forma rápida y completa a las denuncias públicas de posibles amenazas.

Los sistemas de apoyo fuera de línea desempeñan un papel fundamental para mantener a los niños seguros y protegidos; sin embargo, muchos niños no recurren a ellos en tiempos de crisis. En su lugar, aprovechan las herramientas que incorporan las plataformas y confían en que estas medidas sean suficientes para defenderse de encuentros no deseados y perjudiciales. En este sentido, las plataformas son la primera línea de protección para sus usuarios, especialmente los jóvenes.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *