Andorra intenta seducir a los inversores de bitcoin con su baja fiscalidad y dispara las peticiones de cambio de residencia.

Una calle de Andorra la Vella.

Primero fueron los deportistas y empresarios, después los youtubers y streamers y ahora los inversores en bitcoinAndorra está decidida a explotar su atractivo fiscal en todos aquellos aspectos donde pueda resultar ventajosa y no duda en sacar partido de la última fiebre en los mercados de inversión: las criptomonedas.

En los últimos meses, aprovechando la revalorización de bitcoin, ethereum y otras divisas virtuales, las agencias y asesorías del pequeño principado han potenciado su oferta para cambiar la residencia fiscal y efectiva de los inversores en monedas y activos digitales de manera que puedan beneficiarse de las ventajas fiscales que tiene el país.

Y la respuesta, según algunas de las firmas que trabajan en este sector, está siendo muy favorable. “Las solicitudes de residencia fiscal en Andorra por parte de este perfil de inversor se han incrementado un 65% en la primera mitad de este año”, apuntan desde AbastGlobal-Andorra Solutions, una empresa de asesoría y consultoría fiscal de Andorra La Vella especializada en este tipo de trámites.

“El aumento proviene sobre todo de España, ya que tradicionalmente es el país con más vínculos; podríamos decir que, aproximadamente, el 50% son nacionales españoles, pero recibimos personas de muchas partes del mundo”, añaden desde la firma.

Según su experiencia, los inversores que optan por este cambio tienen un perfil joven y emprendedor muy interesado por las nuevas tecnologías, el blockchain y las criptomonedas.

Patrick Mueller, portavoz de la firma, apunta también que el perfil de quienes solicitan la residencia en Andorra está cambiando progresivamente. “A principios de año tuvimos muchas solicitudes de youtubers, influencers y otros perfiles similares, pero en el segundo trimestre estamos atendiendo sobre todo a inversores en criptomonedas y otros vehículos de inversión novedosos que buscan un refugio seguro para las ganancias obtenidas”.

TRIBUTACIÓN FAVORABLE

La regulación de los criptoactivos y las divisas virtuales es todavía algo por definir a nivel europeo y esto juega a favor del atractivo fiscal que presenta Andorra. Por un lado, el Principado no cuenta con un Impuesto al Patrimonio, algo que atrae desde hace décadas a las grandes fortunas, y por otro lado, a nivel de IRPF, las ganancias de capital -que es la vía por la que hasta ahora tributan las cripto en países como España- tributan a un máximo del 10%, frente a la horquilla del 19-26% de España y el 30% “flat tax” para los ciudadanos de Francia (países de los que proceden mayoritariamente esos inversores nómadas).

Pero por si estos motivos no fueran suficientes razones para convencer a los criptoinversores, las asesorías y gestorías andorranas ponen sobre la mesa otro argumento para seducir a los posibles interesados. En concreto, aseguran que el gobierno andorrano se está planteando la posibilidad de revisar la ley y estudiar cómo las criptomonedas podrían quedar exentas de tributación. “Las cripto podrían llegar a tributar al 0%”, recoge la web de otra firma andorrana especializada en este tipo de cambios. “No deberás presentar el modelo 720” o “No deberás pagar exit tax por tus cryptos” son otros de los reclamos más frecuentes.

En España, el anteproyecto de ley de lucha contra el fraude fiscal que ultimael Gobierno contempla la obligación de comunicar todas las operaciones realizadas con criptomonedas y los inversores tendrán que declarar los activos de este tipo que se tengan en el extranjero a través del modelo 720 de Hacienda.

A la hora de ajustar cuentas con Hacienda, las pérdidas o ganancias patrimoniales que un inversor obtiene en España se declaran a través del IRPF, al igual que otros productos financieros como las acciones. Tal y como explican desde el Observatorio Coinmotion de Criptoactivos, el Fisco establece un gravamen en la base del ahorro del 19% para los primeros 6.000 euros; del 21% para el tramo entre 6.000 y 50.000 euros; del 23% para el tramo superior a 50.000 euros y, a partir de 2021, del 26% para el tramo que supere 200.000 euros.

“Si se produce una pérdida patrimonial derivada de la inversión en criptodivisas, ésta puede compensar otras ganancias obtenidas durante el año, y hasta el 25% de los rendimientos de capital mobiliario obtenidos. Pero si el año en el que se produce la pérdida no se han generado ganancias ni rendimientos del capital mobiliario compensables, ésta puede utilizarse para compensar tanto unas como otros en cada uno de los 4 años siguientes”, añaden.

CORRECCIÓN EN EL BITCOIN

Mientras tanto, las criptomonedas siguen protagonizando el mundo de la inversión. El bitcoin, la más popular de todas ellas, ha entrado en un periodo de corrección que le ha hecho perder los 40.000 dólares en los últimos días tras un subidón que le hizo situar su último récord en 63.000 billetes verdes.

Sin embargo, desde que Elon Musk, el fundador de Tesla, anunciase que su compañía dejará de aceptar el pago en bitcoin, los temores han provocado la retirada de una parte de los inversores. La tendencia bajista se ha contagiado además al resto de monedas digitales, de manera que otras como Ethereum -que ha perdido los 3.000 dólares- o Dogecoin también acumulan descensos en las últimas sesiones.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *